viernes, 31 de octubre de 2014

EL RINCÓN DE PARCENT

Lo que estaba llamado a ser, se quedó en un sueño.

Pudo ser uno de los más bellos espacios de Valencia sobre un amplio jardín, flanqueado por la cúpula de las Escuelas Pías, maridada con su campanario, y al otro frente el propio de los Santos Juanes, con la “O” de Sant Joan abajo y la cúpula del Mercado Central con su “cotorra del mercat”, indicando el azul de cielo valenciano: el Jardín de Parcent.

Pero un edificio que fue sede del Banco Santander, convirtió el sueño en un imposible.

Todo un conjunto de gran valor histórico, arquitectónico y monumental, en una zona donde la industria de la seda había alcanzado siglos de esplendor.

Lugar histórico por el antiguo palacio, el de mayor superficie de la ciudad, con sus dos claustros, construido en el siglo XIX, fue residencia de José Bonaparte en su visita a la ciudad durante su corto reinado. Su final como palacio vino cantado, pues con sus múltiples usos fue degradándose hasta su derribo.

La familia Parcent, procedente de Italia, fue una de las más ricas de la ciudad por su dedicación a la industria de la seda, pero con la crisis en el sector de la segunda parte del siglo XIX, resultó muy afectada por una pérdida patrimonial que la llevó a la ruina.

Pero pese a lo que pudo haber sido en su conversión como jardín, sin embargo, no por ello está exento de belleza.

Nuestro rincón está cerrado por una verja de escasa altura sujeta a pilares de piedra. Dispone de tres pasos laterales, y una puerta principal, recayente a la calle Santa Teresa, que no es otra que la que estaba emplazada en la calle Juan de Villarrasa, como único recuerdo arquitectónico del que fue Palacio de Parcent.

El interior del jardín es de trazado simétrico, cubierto por hiedras que extienden sus brazos para recrear un delicioso "rincón" del barrio "dels Velluters", logrando un conjunto tan armónico como sencillo y bello, alegrado por sus diminutas flores que captan la visión del caminante cuando se aproxima a su solaz.

Cuatro fuentes de surtidores y en círculo, situadas en las esquinas del jardín, salpican unas figuras mitológicas, labradas en piedra, que ocupan el centro de cada uno de los estanques cercados por verjas de hierro.

En su pretensión, forman cuatro umbráculos protegidos por arcadas metálicas por donde trepan las hiedras. Los bancos y el murmullo de las aguas en su constante chapoteo, visten y dan vida a los cuatro receptáculos que invitan a la intimidad, bajo unas pechinas dispuestas para crear un anillo del que imaginar se puede, nace una bóveda vegetal.

En el centro del jardín, un lugar de juegos para niños cumple la misión, cual rincón de recreo, limitado por unas columnas de ladrillo en pasillo circular, que a su vez sustentan unas vigas de piedra que encofran la zona.

La cúpula con su linterna de las Escuelas Pías y campanario anexo, que las dificultades económicas le privaron de la habitual mayor altura, irrumpe en su colosal volumen sobre un lienzo de lustrosas casas con vivos colores de la calle Santa Teresa, en una perfecta solución urbanística fiel a su pasado, y en el que como singular anécdota se encuentra el callejón del Colomer, cerrado al final de su corto recorrido con una puerta de hierro que comunica con el patio de recreo de las Escuelas Pías, donde está situada la que fuera puerta principal del colegio arcediano.

“Rincón” el mío de gran belleza, que junto a la paz que transmite sentado en uno de su bancos, escondido en la hiedra y ante la música de los surtidores, con el recuerdo del condal palacio y de mis años escolares, hacen que este mi rincón resulte entrañable.

En mi interés por su recomendación, les sugiero su visita, en una zona donde la fascinación por otros próximos de “mis rincones” no les será en vano.

 
 

4 comentarios:

Turismo en Valencia dijo...

Julio fantastico lugar, por cierto te felicito por el blog. Te pongo en favoritos.
Saludos

Julio Cob dijo...

Turismo en Valencia:

Muchas gracias. Está a tu disposición

Anónimo dijo...

Fantastico blog, una manera genial de redescubrir nuestra ciudad. Mi única crítica sería añadir la localización para google maps, de forma que sea más sencillo encontrarlo

Julio Cob dijo...

Muchas gracias. Veré la forma de hacerlo en cuanto sepa y pueda.