martes, 29 de enero de 2013

EL JARDINCILLO DE SAN AGUSTÍN

58 el jardincillo de san agustin

Si para Dios lo que es de Dios y para el Cesar lo que es del Cesar, tenemos en “el jardincillo de San Agustín” el punto exacto que separa a la Hacienda Pública, lugar donde se recaudan los impuestos estatales, de la Iglesia que le da nombre, lugar al que acuden los fieles a la entrega de sus plegarias.

Rincón cerrado por una pequeña cerca de hierro y abierto a la ronda que en su primer anillo circula la ciudad como fruto del derribo de la muralla cristiana que desde el siglo XIV y hasta XIX fue de utilidad para su defensa. Pequeño y recogido rincón y a la vez frondoso, que con su verde retazo pincela de gracia el inicio de la calle Guillem de Castro: uno de los varios nombres que toma círculo que da límite al centro histórico de la ciudad.

Rincón el nuestro, donde a principios del siglo XIV se construyó un convento agustino que perduró hasta la desamortización de Mendizábal, en el XIX y convertido en penal desde entonces hasta su derribo en 1904. Años después ocupó su solar el Mercado de Abastos, hasta que uno nuevo y con la suficiente amplitud fuera inaugurado en el año 1948 en la zona de Arrancapins, en la actualidad Centro Deportivo y Cultural.

Tras el derribo del viejo convento permaneció su Iglesia, la de San Agustín, que se ha visto sometida a numerosas remodelaciones en la segunda mitad del pasado siglo. Hoy luce esquinera a la Plaza de su nombre y a la ronda popularmente conocida como de “circunvalación”, por donde transcurre el “cinco”.

Al igual que por donde lo hiciera la antigua muralla cristiana en cuyo punto aledaño a nuestro rincón estaba situado uno de los cuatro “portals grands” de la ciudad: la Puerta de San Vicente, por donde entraban en nuestra ciudad quienes a ella llegaban procedentes del centro de la península por aquellos caminos que dieron ocasión en su proximidad a la ciudad a la formación de la popular calle “Camino Real de Madrid”, la siempre dicha “más larga de la ciudad”.

Puerta la de San Vicente que con sus tres vanos, lo fue de gran belleza en su última remodelación, sobre los que figuraban las imágenes de San Vicente Ferrer y de San Vicente Mártir, patronos de la Comunidad y de la Ciudad, respectivamente. Con la curiosa particularidad de que el dominico fijaba su atención al exterior de la ciudad, y los ojos del Mártir, el de la “roqueta”, lo hacían al interior. En la actualidad ambas imágenes se pueden contemplar en la Plaza de Tetuán la primera, por la proximidad del Convento de Santo Domingo a cuya orden dominica pertenecía, y en la calle de la Ermita la del mártir cristiano, en el mismo lugar donde según la tradición fueron abandonados sus despojos, ante la Parroquia de su nombre.

Rincón pues, el del “jardincillo de San Agustín” de gran remembranza histórica en cuyo interior el visitante tiene ocasión para fijar en su mente cómo fue una parte de nuestra ciudad que nada tiene que ver con la actual, pero que nos sirve al mismo tiempo para imaginar su importancia como un punto de entrada y salida, y lo es al mismo tiempo de utilidad para un pequeño descanso flanqueado por dos poderes que simbolizan uno lo humano, el otro lo divino.

Unos bancos de piedra con respaldo de artesanal hierro, próximos a una fuente de agua ante el busto sobre pedestal de Marçal de Sax, figuran en su parte central. Pequeño monumento dedicado al que fuera pintor del siglo XV y autor de varias tablas de nuestra Catedral y al mismo tiempo fundador de una escuela de pintura en Valencia.

Cuando os dirijáis a uno u otro sitio, cruzad su pequeña entrada y fijad la mirada en las heridas de sus paredes, puntos de encuentro con el antiguo convento agustino cuya existencia fue de seis siglos.

1 comentario:

Daniel Manzano dijo...

Yo de chaval he ido mucho a este parque a pasar el rato, durante una temporada fue frecuentado por mala gente, a raíz de ello adquirió entre los jóvenes el nombre de "el parque de los yonquis"